Consejos para que tu caldera funcione lo mejor posible

ES Guntín | Gasoleo a Domicilio > Elements > Blog Post > Calefacción > Consejos para que tu caldera funcione lo mejor posible

Una vez llegado el invierno llega el momento de revisar la caldera y de tratar de ponerla a punto para que todo funcione como es debido y no haya problemas que hagan que pasemos frío o que se nos dispare la factura. Desde Estación de Servicio Guntín queremos ayudarte a sacarle partido a tu caldera de una manera correcta y a mantenerla de cara a los días más fríos del invierno, que todavía están por llegar.

A continuación vamos a darte un par de consejos o recomendaciones para conseguir que la caldera funcione lo mejor posible.

Comprueba la presión de tu caldera

 El primer paso que tenemos que dar es el de asegurarnos de que nuestra caldera empieza a funcionar justo con la presión que necesita. Los técnicos más experimentados nos dicen que por debajo de 1,2 bar o por encima de 2,5 bar la caldera nos puede generar problemas. Concretamente recomiendan tener una presión en la caldera de 1,5 bar.

*Nota: Un bar es una unidad en la que se mide la presión.

 Para poder ajustar la presión de la caldera tendremos que buscar en el manómetro (que mide la presión de los fluidos) de nuestra caldera. Si el valor que aparece está a menos de 0,5 bar seguramente se deba al presostato de seguridad, (un interruptor de presión que cierra el circuito eléctrico si la presión es baja por seguridad) pero éste se desactiva en cuanto subas la presión. En la situación opuesta, si el valor en el manómetro se sitúa por encima de los 3 bar, lo que es una presión bastante alta, se activará una válvula de seguridad que en ocasiones puede generar un ligero goteo. Esta situación también se soluciona en cuanto regules la presión y la bajes a 1,5 bar.

Una vez hemos conseguido ajustar la presión de la caldera hay que continuar con otro proceso muy importante.

 Purga los radiadores

 Siempre hay que realizar este proceso antes de proceder a activar la calefacción para que nos den todos los radiadores un calor homogéneo y no nos encontremos con alguno que otro que no calienta lo suficiente. A continuación te vamos a contar qué es lo que tienes que hacer para purgar adecuadamente tus radiadores.

Vas a necesitar un recipiente para recoger el agua que pueda salir de los radiadores y un destornillador. Lo que tienes que hacer es abrir la válvula ligeramente, de esta manera, si el radiador tiene aire en su interior, será lo primero que salga. Si no sale aire del radiador notarás que sale agua de una manera uniforme, lo que indica que el radiador ya no contiene aire en su interior por lo que estará correctamente purgado. ¡Así de fácil!

Una vez realizado este proceso con todos los radiadores ya puedes activar la caldera y comprobar si todos funcionan de la manera adecuada. Como es lógico, los radiadores más cercanos a la caldera cogerán antes temperatura que los más lejanos, por lo que deberás de tener un poco de paciencia y esperar un poco para dar por finalizada esta comprobación.

Lo ideal es que una vez pasado un pequeño período de tiempo, todos los radiadores calienten por igual. De no ser así, si te encuentras con que alguno solo está calentando por la parte inferior, o que directamente no calienta nada en absoluto deberás apagar la caldera, esperar un par de horas y comprobar de nuevo que estén correctamente purgados. Es muy importante darse cuenta de que al purgar, seguramente hayamos sacado agua del circuito, por lo que la presión seguramente descienda, revisa el manómetro de nuevo para asegurarte de que está en el valor correcto.

La temperatura

 Si alguna vez te has preguntado cuál es la temperatura adecuada para tus radiadores, te recomendamos mantenerla entre los 70 ºC y los 75 ºC por dos sencillas razones. Por un lado estaremos ahorrando combustible. Y por el otro, ayudaremos a retrasar el envejecimiento de las piezas de nuestra caldera.

Desde E.S Guntín siempre recomendamos que cada dos años, más o menos, se realice una revisión en profundidad de la caldera y cada 6 una inspección completa de la instalación. Esto te ayudará a evitar problemas y a conseguir que todo funcione correctamente y de una manera eficiente.

Si eres de los que todavía no utiliza gasóleo calefacción como combustible, puedes acercarte a vernos o llamarnos y te explicaremos encantados cómo sacar el máximo rendimiento a tu hogar con un consumo moderado que no haga que nos asustemos con la factura.